QUIEN SOY

Soy Sonia

Un poquito de mí

Si preguntas sobre mí a mis amigos y familiares te dirán que soy sencilla, buena oyente y con buen corazón.

Sin embargo, también te dirán: cabezota, amante de la soledad y tímida.

Mi libro favorito es El Principito.  Leído y releído, cada vez me aporta algo nuevo.  

Me defino como una viajera incansable.  Observadora profesional de la gente, de las diferentes culturas y de la vida.

Me encanta ver despertar a las ciudades y cómo sus gentes comienzan la rutina del día a día.

Podría pasar horas en buena compañía.

Como nota curiosa diré que de mi nulo sentido de la orientación aprendí que me encanta perderme, porque en el camino, siempre encuentro lugares espectaculares.

Amo la belleza de lo simple y encuentro la felicidad en las cosas pequeñas.

Lo esencial es invisible a los ojos

Desde niña tenía claro que quería ayudar.  Soñaba con ir a África y dar todo mi amor, mi cariño y mi esfuerzo a la gente que tanto lo necesitaba.  Todavía lo tengo pendiente,  pero lo haré, de eso estoy segura.

Debo decir que la vida, poco a poco, me fue enseñando que la mayor parte de las veces, la gente sólo necesita que estés, le escuches y le acompañes.

Cuando crecí, fue el momento de materializar todos esos sueños.  Así que me puse a ello.  Estudié Educación Social y Psicopedagogía y me di cuenta que no era necesario ir a África a ayudar (pero como te he dicho lo haré), que aquí, a mi lado, también había mucha gente que necesitaba apoyo y comprensión. 

Descubrí, que me apasionaban todas las materias relacionadas con el acompañamiento y la orientación a familias.  También descubrí el apasionante mundo de los adolescentes. 

Tuve suerte, y rápidamente conseguí un empleo que me permitió ejercer mi pasión junto a ellos y sus familiares.

Desde niña tenía claro que quería ayudar.  Soñaba con ir a África y dar todo mi amor, mi cariño y mi esfuerzo a la gente que tanto lo necesitaba.  Todavía lo tengo pendiente,  pero lo haré, de eso estoy segura.

Debo decir que la vida, poco a poco, me fue enseñando que la mayor parte de las veces, la gente sólo necesita que estés, le escuches y le acompañes.

Cuando crecí, fue el momento de materializar todos esos sueños.  Así que me puse a ello.  Estudié Educación Social y Psicopedagogía y me di cuenta que no era necesario ir a África a ayudar (pero como te he dicho lo haré), que aquí, a mi lado, también había mucha gente que necesitaba apoyo y comprensión. 

Descubrí, que me apasionaban todas las materias relacionadas con el acompañamiento y la orientación a familias.  También descubrí el apasionante mundo de los adolescentes. 

Tuve suerte, y rápidamente conseguí un empleo que me permitió ejercer mi pasión junto a ellos y sus familiares.

Educadora Social y Psicopedagoga, especializada en PNL (programación neurolingüísta) de profesión y de corazón. Esta es la formación que me define y qué, sin duda, forma parte de mi estilo de vida.

Estas tres disciplinas se complementan.  Las tres nos ayudan a comprendernos un poco más, a aprender a aprender, a mejorar nuestra comunicación, con nosotros mismos y con los demás, y a ser capaces de encontrar esas creencias limitantes que hay detrás de nuestros miedos.

Una vez sabemos para qué están, para qué aparecen;  entonces, y sólo entonces, podemos escoger las mejores estrategias para avanzar, junto a ellos, en el camino.

Si te sirve de algo, he de decirte que yo también lo he sentido.  Sí, esa punzada en el pecho, o ese pensamiento fugaz (pero efectivo) que nos dice que necesitamos cambiar algo;  y sientes ese miedo, ese hormigueo.  Y te lanzas.

Sí, yo me lancé.  Me lancé a reinventarme, me lancé a viajar sola para encontrarme más acompañada que nunca.  Me lancé a tomar las riendas.  Con miedo, mucho.  Pero feliz.

La realidad es que al final todos necesitamos que nos acompañen.  En lo bueno y en lo malo (como si de un matrimonio se tratara).  Necesitamos un abrazo, un lo estás haciendo bien.  Necesitamos que nos escuchen y sentirnos valorados.  Que nos quieran y que nos perdonen cuando nos equivocamos.

Sólo una cosa más.  He conocido cosas bonitas y menos bonitas de la vida.  Por esto puedo decirte sin miedo a equivocarme,

Vence tus miedos. Cambia tu vida

Mis grandes aprendizajes

Paciencia y amor

Una vez tardé meses en lograr que un adolescente me hablara. Simplemente nos sentábamos uno al lado del otro y escuchábamos música. De repente un día me miró y me dijo: «Sonia tengo miedo» Y EMPEZO LA MÁGIA.

La vida es como un baile

Me entristece ver la desesperación, la tristeza en la mirada. El miedo no tiene edad. Sí, yo también he tenido que respirar hondo, pero SIN DUDA EL BAILE MERECE LA PENA.

Clever System

On her way she met a copy. The copy warn ed the Little Blind Text, that where it came from it would have been.

Great Timing

On her way she met a copy. The copy warn ed the Little Blind Text, that where it came from it would have been.

Google Fonts

On her way she met a copy. The copy warn ed the Little Blind Text, that where it came from it would have been.

Smart Diversification

On her way she met a copy. The copy warn ed the Little Blind Text, that where it came from it would have been.

Credit Cards

On her way she met a copy. The copy warn ed the Little Blind Text, that where it came from it would have been.

We Are Everywhere

On her way she met a copy. The copy warn ed the Little Blind Text, that where it came from it would have been.

¿Quieres que te ayude?

Solicita una sesión